Sumida en un escándalo, la comunidad de la ciudad de Sumampa concurrirá a elecciones el próximo domingo 12 de agosto, después que representantes de la iglesia, en plena misa, criticara la actitud del intendente de esa ciudad, Marcelo Bernasconi de utilizar la imágen de la Virgen de Sumampa para hacer política. Y el jefe comunal luego, en una radio, le advirtió que después de las elecciones «vamos a hablar personalmente algunas cosas con ese curita».

El sacerdote Miguel Espíndola, en plena misa por la festividad de San Cayetano, recordó que escuchaba en la canción de promoción de la candidatura del intendente Bernasconi «que en ese cantito se nombraba a la Virgen por allí, amparándose en la Virgen» y sentenció que está «mal hecho, tendría que apoyar más a Sumampa del otro lado» en obvias referencias al apoyo que brinda el intendente al sector céntrico más pudiente de la comunidad sumampeña.

«Nos hundimos o salimos todos juntos para arriba y nos ponemos de pié» graficó al ilustrar la actitud ideal que debería existir. Pero el sacerdote profundizó su reflexión y pidió que «no haya persecuciones, cuando uno persigue al otro se nota una mancha negra, oscura, por eso no hay que perseguir, hay que respetar las ideas y cada uno lo decidirá en el cuarto oscuro».

«No porque les entreguen unas chapas, una casa, un bolsón, nooo, eso es dádiva y no tenemos que acostumbrarnos a las dáficas, porque me dan voy a votarlos, los funcionarios tienen la obligación de poner en funcionamiento todo el aparato en beneficios de todos, no haciendo sectarismos, no podemos hacer distinciones entre quienes están con un candidato u otro, se gobierna para todos, que el poder no se nos suba a la cabeza, porque arriba está Dios», aseveró al cura ante la mirada estoica del intendente, que estaba presente en la misa.

Un par de dias después fue el turno del jefe comunal de Sumampa, que lejos de calmar los ánimos, en una radio oficialista, señaló que «la autoridad divina está por sobre todo, pero hay que respetar la autoridad civil, nos pusimos incomodos por la postura de retarnos por usar el nombre de la Virgen en una canción, pero tampoco decimos vení Virgen y votame, me puse incómodo porque por arriba de un cura está la celebración de la fe católica».

Bernasconi, tratando al sacerdote de «curita» lo criticó porque «cuando se dio la paz durante la misa, yo me fui y caminé 30 metros para saludar al candidato opositor y eso el curita no lo vió para resaltarlo».

Finalmente le dejó una advertencia al sacerdote: «Después del 12 (de agosto, fecha de las elecciones) vamos a hablar personalmente otras cosas con el curita, porque ahora todos quieren ser fanáticos del padre Miguel».

«Los curas son humanos y se pueden equivocar, y seguramente el padre Miguel habrá tenido un mal día o habrá estado de mal humor», señaló el Intendente.

Antes de terminar su entrevista en la radio, el intendente Bernasconi volvió a chicanear al sacerdote cuando el periodista oficialista comentaba que después de misa leyó varios estados de facebook y whattsapp donde se mencionaban frases como «vamos padre Miguel»… Inmediatamente el intendente le cortó la palabra y le aseguró: «Bueno, tampoco son tantos, no vayas a pensar que son tantos».