Fue mediante un decreto publicado el 25 de noviembre en el Boletín Oficial. En caso de ser despedidos, el Estado deberá pagarles una indemnización.

A 14 días de terminar su mandato, el presidente Mauricio Macri creó por decreto un régimen para funcionarios jerárquicos que mantiene en sus puestos a los directores generales por cinco años, por lo cual quienes integren el plantel del actual gobierno deberán conservar sus roles tras el cambio de gestión. En caso de ser despedidos, el Estado deberá pagarles una indemnización equivalente al sueldo que cobrarían en todo lo que reste de ese período.

Se trata del decreto 788/19, publicado el 25 de noviembre en el Boletín Oficial, firmado por Macri junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y por el ministro de Trabajo y Producción, Dante Sica. Fue acordado con el gremio estatal Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), informó BAENegocios. La medida crea el “Régimen de Alta Dirección Pública”, que incluye a directores generales, nacionales o equivalentes, directores y coordinadores. A partir de esto, todos ellos pasan a tener estabilidad laboral por cinco años. En caso de ser removidos de sus cargos, el Estado deberá pagar el equivalente a los sueldos por lo que resta de esos cinco años.

Este nuevo marco normativo establece que los funcionarios que hayan sido nombrados durante el mandato de Macri deben permanecer en su cargo al menos por un año más, bajo el gobierno de Alberto Fernández.

Según informó Página/12, el Gobierno negó que el decreto permita la permanencia de sus funcionarios en la futura gestión y sostuvo que “promueve un sistema de concursos más transparente”. Desde UPCN también negaron ante dicho diario que el decreto implique un amparo a funcionarios.