Se trata de los mini pigs, especies de cerdos miniatura exportados desde Vietnam a muchos países del mundo. En Córdoba hay un criadero.

Los mini pigs, de origen asiático, son furor en el mundo como mascotas y animales de compañía. La actriz Miley Cyrus tuvo el suyo, lo nombró: Pig Pig. Luego, George Clooney, Elizabeth Hurley, el matrimonio Beckham y Paris Hilton se sumaron a la tendencia.

Ahora el boom llegó a la Argentina. Empezó con personas que trajeron ejemplares de afuera. Cabe aclarar que no está prohibida por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), pero quienes los traigan deben cumplir ciertas pautas.»Actualmente existen requisitos para importar estos cerdos domésticos sin riesgo de que ingresen enfermedades exóticas para el país, como peste porcina africana. Se está trabajando una normativa a nivel regional que permita ingresar estos animales en condición de mascota sin riesgo de modificar el estatus sanitario del país», confirmaron desde el Senasa.

Los especialistas aseguran que la clave de la popularidad de estos pequeños animales está en su carácter: son muy fáciles de educar y tienen buena capacidad de aprendizaje. A su vez, no alcanzan un enorme tamaño: estos pequeños chanchitos vietnamitas, en edad adulta, oscilan entre los 20 a 40 kilos, a diferencia de un cerdo de ámbito que puede superar los 400 kilos.

En la Argentina, hay muy pocos criadores de esta especie. Quienes se dedican a comerciarla, la mayor parte mestizos, los venden por Internet a un precio que va desde los 10.000 pesos, si es un macho. En cambio, si es hembra, cuesta alrededor de 20.000 pesos.

Se entregan con dos meses de vida. Y como rezan los anuncios de Internet: «son alimentados a mamadera y criados en familia con nutrición a base de frutas y verduras, semillas y balanceado de perro o de gato».

En Córdoba, hay un criadero que los importa.