Esta suba busca generar un movimiento en el consumo, señalaron.

El Gobierno oficializó este martes el aumento salarial de 4000 pesos para empleados públicos nacionales, quienes lo cobrarán en marzo y abril. Esta suba busca generar un movimiento en el consumo.

A través del Decreto 56/2020, publicado en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo dispuso el incremento para aquellos que cobren sueldos brutos de hasta 60 mil pesos, ya que advirtió que la «crisis económica deterioró sensiblemente el poder adquisitivo» de los trabajadores del sector público.

Asimismo, se menciona que en oportunidad de enviar semanas atrás el proyecto de ley de Solidaridad Social, convertido en ley, se apuntó que para «garantizar el camino de recuperación» se necesita «mejorar los ingresos de las y los trabajadores, lo que permitirá dinamizar el mercado interno y generar un círculo virtuoso de producción y empleo».

En ese marco, tal como detalla Crónica, «se destaca que esta recuperación deberá ser pausada, consistente y focalizada con el objetivo de mejorar, en primer término, la situación de aquellas y aquellos que han sido más perjudicados por la crisis».


«El incremento dispuesto en el artículo 1° consistirá en sumas fijas remunerativas no bonificables mensuales, que se abonarán de la siguiente manera: la suma de hasta PESOS TRES MIL ($ 3.000), que regirá sobre los salarios correspondientes al mes de febrero de 2020, y en el mes de marzo de 2020 se le adicionará a dicho incremento la suma de hasta PESOS UN MIL ($ 1.000)», explica la resolución firmada por Alberto Fernández y el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

«Las sumas fijas remunerativas no bonificables a las que refiere el presente decreto se considerarán a cuenta de todo incremento que pudiera otorgarse o acordarse en el marco de la negociación colectiva, durante el Ejercicio 2020», señala el decreto.

Respecto del personal de las fuerzas armadas y de seguridad, el decreto alcanza a sectores de la Gendarmería; de la Prefectura Naval; de la Policía Federal y de Seguridad Aeroportuaria; de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, que depende del Ministerio de Seguridad; de las Fuerzas Armadas; y de la Policía de Establecimientos Navales.

También se verán beneficiados los empleados civiles en actividad de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y el personal del Servicio Penitenciario Federal.

En tanto, aquellos trabajadores que estén comprendidos «en el ámbito de Convenios Colectivos de Trabajo que prevean cláusulas de actualización automática de las retribuciones» quedarán excluidos.