Será el próximo 5 de febrero, asistirán el ministro Martín Guzmán y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Todos los caminos conducen a Roma o, más bien, al Vaticano, que el 5 de febrero se convertirá en terreno neutral propicio para que la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) tengan la posibilidad de discutir la por algunos «impagable» deuda pendiente. Ese día en la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales (PACS) tendrá lugar un seminario sobre «Nuevas Formas de Fraternidad Solidaria de Inclusión, Integración e Innovación (I+I+I), según publica el diario La Nación, que reunirá, entre otros académicos y economistas de renombre de diversas partes del mundo, a la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva y al ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, que estará acompañado por el secretario de Asuntos Estratégicos del Gobierno, Gustavo Beliz.

Al confirmar a La Nación este evento, que tendrá lugar en la bellísima Casina Pío IV, edificio del Renacimiento enclavado en los Jardines del Vaticano, el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la PACS, intentó destacar su trascendencia internacional y minimizar su impacto argentino. «No se trata de arreglar el tema de la deuda, sino de aprovechar la nueva onda que hay en el mundo según la cual, por las crisis que ha habido en Chile, Venezuela, Irán, Irak y demás, no se puede tener un criterio liberal, como tiene un banco prestamista que lo único que busca es generar dinero, sino un criterio de respeto al bien común, de la justicia social, de la solidaridad, de desarrollo sustentable y de eliminación de la pobreza, como indican los objetivos de las Naciones Unidas y de consideración de los vulnerables, como dice el Papa», dijo Sánchez Sorondo.

El booklet del evento cita el «impelente llamado» de San Juan Pablo II para la Convocación del Gran Jubileo del Año 2000: «Muchas naciones, especialmente las más pobres, se encuentran oprimidas por una deuda que ha adquirido tales proporciones que hace prácticamente imposible su pago. Resulta claro, por lo demás, que no se puede alcanzar un progreso real sin la cooperación efectiva entre los pueblos de toda lengua, raza, nación y religión. Se han de eliminar los atropellos que llevan al predominio de unos sobre otros: son un pecado y una injusticia. Quien se dedica solamente a acumular tesoros en la tierra, ‘no se enriquece en orden a Dios’. Asimismo, se ha de crear una nueva cultura de solidaridad y de cooperación internacionales, en la que todos -especialmente los países ricos y el sector privado- asuman su responsabilidad en un modelo de economía al servicio de cada persona».

El seminario, que aún no tiene confirmada la presencia del Papa -que no se descarta-, comenzará a las 9 de la mañana del miércoles 5 de febrero con discursos de apertura de Sánchez Sorondo, que hablará de la solidaridad como uno de los pilares de la Doctrina Social de la Iglesia, del economista Stefano Zamagni, presidente de la PACS y de Beliz. El exministro y ahora secretario de Asuntos Estratégicos -que en octubre pasado presidió y disertó en otro seminario que hubo en la PACS sobre «Dignidad y futuro del trabajo en la era de la Cuarta Revolución Industrial»- esta vez tocará el arduo tema de cómo adaptar las finanzas con la ética en este tiempo de cambio que vive el mundo.