El juez David Mancinelli ordenó la prisión preventiva. Además, sumó el agravante de la «alevosía».

El juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, ordenó la prisión preventiva para los ocho rugbiers que se encuentran detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa. De esta forma, el magistrado avaló el pedido realizado esta semana por la fiscal del caso, Verónica Zamboni. Ayer uno de los acusados aseguró: “Ninguno de nosotros quiso que pase”.

Mancinelli tomó la decisión luego de una audiencia realizada ayer en el juzgado de Villa Gesell, en la que participaron los ocho detenidos junto a su abogado defensor, Hugo Tomei, quien pidió la morigeración de la prisión y que continúen detenidos bajo un régimen de arresto domiciliario. El abogado defensor de la familia de Báez Sosa, Fernando Burlando, reclamó que continúen tras las rejas

La decisión de Mancinelli llega luego de que esta semana la fiscal Zamboni dictaminara la prisión preventiva para ocho de los diez acusados y solicitara que los otros dos, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, fueran liberados, ya que no había pruebas suficientes para involucrarlos directamente con el homicidio de Fernando, cometido la madrugada del 18 de enero a la salida del boliche Le Brique.

De esta forma, los ocho detenidos seguirán presos en la cárcel bonaerense de Dolores. Sin embargo, una de las novedades tiene que ver con el agravante: el juez Mancinelli sumó la “alevosía” a la calificación de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas. El magistrado mantuvo a Máximo Thomsen y Ciro Pertossi como los coautores materiales.

En el fallo, Mancinelli señala que la alevosía consiste en el empleo de «medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tiendan directa y especialmente a asegurar el homicidio sin riesgo para el autor». En este sentido, describió en la resolución que los imputados aprovecharon «la indadvertencia de la víctima, quien se hallaba de espalda a los atacantes conversando con su grupo de amigos». Además, remarca que «propinaron el primer golpe por detrás, logrando desestabilizarlo, oportunidad en que cayó al suelo en un total estado de indefensión, y actuando sobre seguro comenzaron a intervenir los restantes sujetos activos tanto asestando golpes de puño y patadas como así también impidiendo el auxilio por parte de terceros, todo ello con la finalidad de consumar el plan previamente acordado de dar muerte a la persona de Fernando Báez Sosa».